El pino de la sima

El pino de la sima era uno de los hitos y referencias del Calar, el monte que abraza a Mayrena. Y digo era porque ya no es. ¡Cuántas veces habré subido a lo largo de mi vida para pensar, charlar con él y cobijarme a su sombra…! Estaba en una ladera pronunciada, protegido por un cortado de roca caliza, con una preciosa vista hacia el pueblo y las montañas lejanas azules. Al pie del roquedo y a tres metros de la base del pino había (hay) una sima profunda, que siempre fue un misterio. Lo llamábamos por eso “el pino de la sima”. Mi padre echó en cierta ocasión unos polvos azules en la boca de la sima y dijo que, al bajar luego al manantial situado 200 metros más abajo, había comprobado que el agua salía teñida de azul. Era un poeta, sin duda, también decía convencido que los aspersores de riego, al cabo de unos minutos, giraban en contra del impulso del agua. Los poetas dicen y piensan cosas que a los demás nos gustaría pensar y decir. 

Hace tres años volví a subir en su busca, necesitaba hablar con mi viejo pino. Me extrañó no verlo a lo lejos al llegar al cabezo desde el que siempre lo veía. Temí lo peor y mis temores se confirmaron al llegar a la sima. El pino no era más que un tronco reseco caído sobre un lecho de espinos y tomillo. No sé si fue un rayo el que lo apeó, una ventolera o simplemente murió de viejo: debía andar por los dos siglos de vida y los pinos carrascos no viven mucho más.

Me lo quedé mirando con cierta envidia: sus recuerdos, su leña, sus acículas pronto serán una parte más de esa ladera tan querida.

(Foto: el pino de la sima, hoy)

Comentarios

Juan L. Trujillo ha dicho que…
He subido la ladera para acompañarte en esta vista tan poética y nostálgica.
A pesar de la tristeza de ese pino ya hecho historia , me quedo. Me sigue gustando el paisaje.
Un abrazo.
Valaf ha dicho que…
Pues a mi me ha recordado el asunto del pinero a otro pero nogalero. Efectivamente, era un nogal precioso y con bastantes años; un nogal niñero, pues sus ramas albergaban a la chiquillería veraniega de por donde me crié de niño. Era el árbol en los lindes de un escampao por donde también jugábamos a fútbol y aluego nos íbamos a la playa, mar a tiro de piedra del escampao y más cerca en todavía de la casa donde vivíamos todos por aquella década de los 70 y en la que ahora vive mi madre, pues mi padre falleció hace muchos años. Pues bien, era el nogal porque ya no es, ¡cagondena!... se ve que a los que construyeron allí su chalecito les molestaba aquel noble, alto, frondoso y cariñoso nogal de nuestra infancia, y ¡zas!, adiós árbol (hombre, mira si me dolió que si lo sé hasta les propongo a esos botarates del chalé la compra de esos metros cuadrados nogaleros...)

Abrazotes
Framboise ha dicho que…
Ya sabes de mi amor a los árboles... Y te entiendo esta nostalgia. Pero como era un buen amigo, seguirá en su sitio en tu recuerdo, en la misma tierra que está enriqueciendo con sus restos. Posiblemente tenga ya algún retoño cerca dispuesto a ser referencia para tus nietos.
Y para estrenar tu nuevo espacio, te regalo una canción, que ya conoces (y si no la recuerdas, me preguntas;), : "L´Amitié" de mi tocaya. :)
Ha merecido la pena subir esta cuesta :)
Bizousssss
Esteve ha dicho que…
Felicidades por tu nuevo blog.
¡Dos siglos! Todo un campeón el pino.
AbrazoT
diego ha dicho que…
Gracias, Juan, por acompañarme hasta aquí. Estamos en forma! :) Como ves, el aire es aquí puro y las vistas excelentes. Un abrazo.
diego ha dicho que…
Triste historia la de tu noguera... Mi pino no podía morir así, estaba en un lugar inaccesible donde no pueden llegar las máquinas, los ladrillos ni las especulaciones. Pero estoy orgulloso de haber salvado la vida a un pino de la autovía A3, a la altura de Minglanilla, al que los trazados poco sensibles querían eliminar para evitar una curva. Al final pudo mi opinión y se diseñó la curva (amplia, para no disminuir la velocidad) y vivió el pino (hermoso y el único en muchos metros cuadrados de llano y terreno agrario) Hoy me mira agradecido cada vez que trazo esa curva :) Un abrazo.
diego ha dicho que…
Sí tiene retoños, que han aprovechado la presencia de luz (que él les tapaba en su afán superprotector) para desarrollarse y crecer. Su vida sexual fue intensa, sin duda :)
¿Hardy?
diego ha dicho que…
Siempre me alegra tu presencia, Esteve. Benvingut a este espacio. Tabrazo.
Chelo ha dicho que…
Te seguiremos por aquí Diego!
Una pena lo del pino, yo tengo un recuerdo parecido de un han pino en el campo de mis abuelos, hace años que no voy, espero que siga allí, dando esa sombra magnífica.
diego ha dicho que…
¡Hola Chelo Im-perfecta! :) Ya vi que también habéis cambiado de look, aunque el vuestro ha sido más drástico :) Os incorporé a mi lateral y por ahí os sigo. Y vete a visitar a tu pino, seguro que te echa de menos. Beso.
RECOMENZAR ha dicho que…
No se como llegué pero me quedo en esta madrugada de la Vida.Gracias por compartir tus letras
Lourdes Izquierdo ha dicho que…
que triste, bueno 200 años son muchos años...además desde tan arribota se ven muchas cosas y casi que cuando es de noche se pueden tocar las estrellas. Seguro que tuvo buena vida el pino.
Pero si no hay pino adonde quiere llevarme Vd? al monte? a la sima? a la sima del monte? miedo me da... yo soy bastante patosa, me puedo caer por la sima y aparecer en el manantial y no estoy ya pa esos trotes...
diego ha dicho que…
Lourdes, te he visto trepar no hace tanto por aquellas cuestas agrestes. Si vuelves, subirás sin problemas hasta el ex-pino de la sima y, si quieres, podemos echar allí unos polvos azules como los que echó mi padre, para ver si azulea las aguas del manantial. Ahí queda mi propuesta :)