Deshacimientos

Ya lo dije (o lo pensé). 
Es como un cordón grueso. 
Adelgaza a veces por el uso, el abuso o el estiramiento escapatorio. 
Entonces puede desprenderse (o lo forzamos a desprenderse) del núcleo establecido, formal, reglamentario, y se precipita libre, sin ataduras, sobre un mar de oleaje incierto. 
Luego nada.

(Foto: zapatilla con cordones desatados sobre mesa de cristal)

Comentarios

Lourdes Izquierdo ha dicho que…
Lo de la zapatilla sobre la mesa me recuerda a una isla...
Los cordones que no se desatan con facilidad y tienden a estirarse acaban rotos por el uso y abuso. Mejor utilizar cordones elásticos.
Un abrazo para la gata que dice del otro hilo...
PEDRICE ha dicho que…
El zapato viejo, roto, cansado y "deshacido", es cómo ese vieja barca, varada en la playa. Carcomida.
Los dos piensan: "lo que somos y lo que hemos sido"....
Ná.....

Marijose Pérez ha dicho que…
Luego nada...
Hace pensar
Besos
Framboise ha dicho que…
Aunque lo que más me gusta es andar descalza, por esta misma razón hace poco me pasé al velcro: más moderno, más fácilmente ajustable al momento del pie, más resistente al uso y/o abuso y al estiramiento, no falla nunca y luego ¡a seguir andando! :)
Y ya sabes lo que dice mi ólogo "favorito": "Nadar y andar se escriben con las mismas letras" :)
diego ha dicho que…
Lourdes, los mejores cordones son los que me han regalado hace unas semanas. Tienen como dos partes, una lisa y otra revuelta y se rematan con una especie de argolla. Indetructibles. Indesatables. Imperdibles.
diego ha dicho que…
Bueno, Marijose, no me refiero a la nadedad de lo vacío, sino a la nada de la natación. Aunque también hace pensar :)
diego ha dicho que…
Pedrice, un zapato desechado por viejo es una injusticia irreparable. Como decía el viejo, creo recordar, en uno de sus poemillas sarcásticos, "mi zapato murió de agujero..." :)
diego ha dicho que…
Fram, me he comprado unas sandalias tipo "jesucristo" con velcro que son una gozada de fresquitas y cómodas. Esas no se desatan nunca.